Primavera

20/3/14


Exhalo un aliento lento,
cálido.
De donde hay vida.

De las ramas
 que brotan de nuevo.

 Canto dos latidos,
 los dos ritmos que me laten.  

Te acaricio esperando
 que sanes
la ruta de mi alma.

Que estrenes el camino
de mis entrañas.


Ilustración: Hokusai

Sin nombre

19/12/13


Dónde está 
la palabra
que quiero inventar.


Ilustración: Catrin Welz-Stein

Canción de despedida

12/9/13


Dejo en el aire mi voz,
para cuando llegues
decirte que me fui.




Modelo: María García
Fotografía: Fran de la Cruz.

...

27/8/13


Que el viento
cumpla su voluntad, 
que el silencio 
ocupe mi lugar.

Ilustración: Duy Huynh

Sentir

22/8/13


Un vacío para el dolor,
un corazón para el amor.
Sostengo con mis manos
el peso de los dos.


Ilustración: Catrin Welz-Stain

Complemento ideal

4/7/13



Abre el armario. Ninguna de las prendas que cuelgan en las perchas combina con su estado de ánimo. El amarillo resultaría llamativo, el negro quizá demasiado triste y el rojo pelearía con su discreción natural. 

Es una mañana fresca. Algo blanco le irá bien. Elige una blusa de seda, holgada. Hace tiempo que no ciñe su cuerpo a la ropa; le gusta sentir la caricia ligera de la tela en su piel.
Se siente atraída por la sensación de ser rozada por casualidad y se extraña de la sacudida que le recorre la espalda.
Movida por la simple necesidad de sentirse bella, rebusca en su neceser una barra de labios que nunca ha usado, color rojo ferrari, le habían dicho en la perfumería, un clásico inefable, aseguraron, y se la aplica en los labios con una soltura inusual.
Se observa y sonríe, esparciendo el color por todo el gesto. Sólo necesita un detalle más. De pronto recuerda. Lo guardó hace tiempo en una caja, por si acaso. Lo busca emocionada, casi eufórica y cuando lo encuentra se siente poderosa, seductora. 

Enciende el cigarro y se lo fuma despacio, saboreando el humo negro, amarillo, rojo o blanco, qué más da, si va a ser sólo para ella.


Fotografía: Fran de la Cruz.
Modelo: Maribel Fornier

Dedicado a G.L.

Fea

18/6/13




Soy fea. Tengo la cabeza demasiado grande. Eso es porque tengo dos cerebros; uno para pensar cosas buenas y otro, aparte, para pensar las cosas tristes.
Tengo el pelo muy largo, tanto que ya no sé dónde acaba. A veces me llaman desde la otra equina para avisarme de que me he dejado las trenzas por allí. Yo intento recogerlas, pero nunca llego hasta el final.
Mis ojos también son grandes, enormes. Soy capaz de retener mil cosas de un vistazo. Sin embargo nadie me mira a los ojos.
Soy alta. Si me estiro, casi rozo la luna. Aunque tengo los dedos tan delgados que me da miedo que se rompan. Por eso prefiero tocar las nubes.
Soy fea. Eso me han dicho. Pero yo no estoy segura de que eso sea verdad. A veces la gente habla por hablar. No me importa. No quiero ser de otra manera. Porque entonces sería igual que los demás y eso sí que es una faena.

Ilustración: Tesa González