28/6/18

La espalda
impregnada de aliento alcohólico.
Tragando náuseas.
Rota.
Estómago, vísceras, memoria…
Rotos.
La puerta cerrada y el silencio 
ahí fuera. 
Qué sería del suelo sin este
frío.

NO
es
NO

19/5/18

Inexorable





No voy a hablar de la muerte
 -el cielo pierde el blanco-

No diré que el miedo
es sombra en mis campos.

Mejor hablar de la vida
 -al fin y al cabo-

es la única que comprende
el morir de mis pasos.




Ilustración: Adolfo Serra

6/5/18

La dama de porcelana





Era una mesa de cristal. Sobre ella se distribuían varias figuras de porcelana que  tenían su propia vida; una historia diferente que inventaba cada vez que me tocaba limpiarlas. En aquel tiempo yo no tenía más de siete años y limpiar la mesa de cristal era una de mis cosas favoritas, a parte de sentir cómo se me encendían las mejillas al llegar a casa en pleno invierno. 
Había una dama, muy erguida y de suave tacto, con una sombrilla que le daba un aspecto de distinción. Sin duda era la protagonista  de la mesa; ella, con su capa celeste, su cabello de rizos dorados y sus manos delgadas.  Tenía un perro siempre a sus pies -yo me encargaba de que así fuera- que servía para lo mismo que la sombrilla: sólo para hacerle más elegante.
Al coger las figuras siempre lo hacía con mucho cuidado. Era un trabajo minucioso; quitar el polvo y dar brillo a cada figura podía ocuparme toda la tarde. Eso daba igual; el tiempo antes era sin prisa. Salvo las cinco de la tarde, que era la hora de merendar y había que llegar sin retraso. 
De pronto hoy me viene este recuerdo. La suavidad de las figuras, la mesa de cristal reluciente para servir de escenario a mis personajes. El sonido al ponerlas otra vez en su lugar, muy despacio para no dañarlas. El olor del producto para limpiar el cristal, de color azul-espejo. 
Y la sensación de que ha pasado una vida.

Ilustración: Valeria Docampo

11/11/17

650



Pain - has an Element of Blank -
It cannot recollect
When it begun - or if there were
A time when it was not -

It has no future - but itself -
Its Infinite contain
Its Past - enlightened to perceive
New Periods - of Pain.


Tiene el dolor - un elemento en Blanco -
No puede recordar
Cuándo empezó - o si hubo
Un tiempo en el que no existía -

Y no tiene Futuro - sino él mismo -
Su Infinita capacidad
Su Pasado - iluminado para percibir
Nuevos Periodos - de Dolor.

Texto: Emily Dickinson
Traducción: Margarita Ardanaz
Ilustración: Jimmi Liao

29/6/16

Alán crece



 Hola. Me llamo Alán y tengo cinco años, bueno, casi seis. Me gustan los circuitos, las películas, las montañas rusas, los volcanes y la lava. También me gusta ver las estrellas y conocer las cosas del espacio, como los planetas, las galaxias y el sol. Hace poco fui a un planetario y vi cosas impresionantes, ¡algunas daban un poco de miedo!. Hoy me han preguntado qué quiero ser de mayor y he dicho astronauta. 
Me encanta leer revistas sentado en el sofá, sobre todo las de juguetes en Navidad, revistas de parques de atracciones y de supermercados. Algunas me las sé de memoria y las miro una y otra vez. También me gusta leer cuentos. Algunos también me los he aprendido de tanto escucharlos antes de ir a dormir. Los libros de poemas son muy entretenidos, pero las páginas donde no hay dibujos me las quiero saltar y... ¡mamá siempre me las lee!. 

Me gusta dormir acompañado. Cuando me despierto por la noche voy a la cama grande y me acuesto allí en medio. A veces tengo pesadillas, entonces se la cuento a mis padres para que ese sueño no me moleste más. 
Me gustan las letras y hacer juegos de palabras: late, mate, tema, mala, posa, sapo,  adivinanzas y cosas de esas. También me gustan los números y decir cifras enormes, como mil ochocientos dos.
Me gusta comer, sobre todo el desayuno, ¡ñam, ñam!. Hay cosas que no puedo comer porque soy alérgico. Mi madre me ha dicho que a partir de ahora ya no voy a decir: ¿puedo comer esto?; que es la comida la que lo va a preguntar: ¿puedo entrar en Alán?... Me imagino una galleta hablando, ¡qué risa!. 
Mi madre a veces me dice cosas que no entiendo, pero que me gustan un montón. Ayer leímos un cuento de un elefante que quiere crecer, llamado Pomelo. Es un elefante de color rosa que tiene prisa siempre, hasta para pasar la página del cuento y ver lo que hay detrás. Yo no tengo prisa en pasar las páginas de los cuentos, pero sí me gusta crecer.

Ilustración: Benjamín Chaud. "Pomelo crece"

24/5/16

Busco mago






Un hombre sin manos llamó a mi puerta. Vengo por lo del anuncio, dijo mientras se quitaba la corbata con los codos y hacía con sorprendente agilidad un nudo marinero con ella. Permanecí atenta mientras él movía su varita mágica con el rabillo del ojo, sacaba de mi oreja un pañuelo azul, barajaba con la nariz unos naipes, hacía aparecer un ramo de flores al chascar la lengua, hipnotizaba con la mirada una serpiente, al tiempo que un conejo asomaba el hocico por debajo de su sombrero. Lo mejor fue cuando seccionó mi cuerpo tras un sonoro abracadabra. El mago desapareció en ese momento, dejando una cortina de humo en el rellano.
Años después, lo vi en un programa de televisión luciendo unas preciosas manos como las mías. Para entonces, yo ya me había acostumbrado a estar sin ellas. 

Ilustración: Raquel Díaz Reguera 

10/5/16

Estallido


 

Un nudo
en el pecho

 Flores 
en el cuerpo

Lloro
.
.
.

  y me deshojo




Ilustración: Nakaji Marie