16/12/07

Despedidas a medias

Hay muchas formas de decir adiós: lanzar un gesto, dar un beso o irse, simplemente. Puedes irte hasta otro momento o para siempre, pero en cualquier caso hay algo que termina, un tiempo que ya acabó.
Lo más tedioso es querer decir adiós y no saber cómo, despreciando la historia que apasiona sólo a quien la cuenta y maldiciendo las buenas formas.
Pero no es de eso de lo que quiero hablar; hoy me apetece quejarme.
Hay quienes no están ya (sin haber concedido una despedida que al menos ayude a ordenar los sentimientos) y pretenden lo contrario.
Quizá ésta sea la forma de marchar que más daño provoca: cuando no se dice adiós pero se nota el vacío, cuando ya no es lo mismo y lo sabemos con certeza. Quizá son personas a medias, medias palabras y amor a medias.
Una despedida sería más sincera, así el que se queda puede añorar algo.

Para mis personas a medias

2 comentarios:

javymon dijo...

Las despedidas no tienen por qué ser para siempre, por eso es bueno dejar alguna puerta abierta, hasta la muerte las tiene.

A mi no me gusta decir adiós porque no sé cuando nos volveremos a ver, ni dónde ni en qué situación. Algunos lo llaman "a la francesa". Aunque decidas irte para siempre todo puede cambiar en el futuro, así que no te despidas nunca y celebra cada vez que vuelvas a estar con alguien

ladelmedio dijo...

Cierto, qué alegría cuando abrazas de nuevo a alguien que vuelve a ti.
En realidad no quiero que nadie se vaya, ni del todo, ni a medias.