13/7/08

La memoria del dolor


Está el suelo muy frío
y duro.
Me duele la cabeza por dentro, profundo.
Si arrimo la mano a la cara noto el calor de la respiración
y la humedad.
El techo me pesa en la frente,
me vuelvo lenta.
Creo que no ha cambiado nada
y no sé cuándo termina la canción.

Ya, ya, ya pasó, ya pasó...

5 comentarios:

Mar dijo...

En estos días he recibido unos premios y quiero compartir uno contigo.
Gracias por permitirme la lectura de tu blog.
Un beso grandote.mnf

Sibyla dijo...

El dolor...
punzadas hirientes que se clavan, aún sin saber ni cómo.
El calor las hace más efectivas, si cabe...

Menos mal que ya pasó!

Cuídate mucho y un abrazo grande!!!

Qué bonito el beso de Gustave Klimt*

Gracia dijo...

Sí, ya pasó... aunque a veces el recuerdo es más doloroso que el propio dolor en sí...
Ahora por fín llega la calma y momentos felices!!!

ANA PÉREZ dijo...

Me encantan estas reflexiones intimistas y un poco surrealistas.
Genial!!

Saludos y feliz día

La estatua del jardín botánico dijo...

Si ya pasó... me quedo más tranquila. Si vuelve a pasar... recuerda que una vez ya pasó y que lo pasaste. Besos.