12/9/08

Queja

Qué miedo da la responsabilidad, ¿verdad? Lo digo por las posibles consecuencias de los actos irresponsables, por el miedo a lo que pueda ocurrir en caso de incumplir una obligación, una norma: que si la culpa, el remordimiento, el castigo, las indemnizaciones, la mala reputación, las noches sin dormir... Así que a para evitar la indigestión hay un remedio casero eficaz por todos conocido: trasladar la responsabilidad a otras personas, que resulta bastante más cómodo que actuar con prudencia. Por norma general, esta sana costumbre la adquieren las pobres criaturas con determinado cargo de superioridad (quizá demasiado grande para sus limitaciones) que les sirve para avalar el descaro y la mala sangre, personas que necesitan sentir el poder y que se les sale la caquita cuando algo puede ir mal.
En abuso del cargo que se me ha otorgado, actuando por exceso profesional y defecto personal, vulnerando mi deber de conducta impuesto y por supuesto, tus derechos que no me importan, yo te declaro responsable de mis omisiones y te obligo a reparar el daño que pueda derivarse. He dicho.
¿Y qué hacemos, pues?
De momento protesto, que para eso tengo la boca. Mañana ya veremos.

5 comentarios:

La estatua del jardín botánico dijo...

Por ahora no he tenido la mala suerte de que me toque un bicharenque de esa estirpe en el trabajo. Pero lo que me da pavor es hacer algo mal en el curro, cosa que en la enseñanza, como bien sabrás, no es nada difícil puesto que hay muchos terrenos pantanosos carentes de protocolo. Y además, estoy convencida de que el día que meta la pata, habrá ahí un inspector presto a aumentar mi agobio. Para otras cosas no habrá estado, pero para eso fijo que se pone en primera fila. Es algo que tengo clarísimo.

Bego dijo...

Nunca has oido decir, "El que manda no suda", pues eso, lo mejor que creen que saben hacer algunos, es mandar.

Ladelmedio dijo...

Hola!
"Estatua": a mi también me da pavor hacer algo mal, es natural, trabajamos con niños, con menores a nuestro cargo, pero intentaremos hacer las cosas lo mejor posible y si nos equivocamos, pues procuraremos enmendarlo y aprender.
"Bego": mandar es bien fácil y desde luego, no implica ningún esfuerzo!

pino dijo...

Quien dijo que existe la perfección
con mando o sin mando, eso si el reconocer los errores es de humanos no de gusanos.

Retrack dijo...

Si es que el poder corrompe, a cualquier nivel. Es muy típico lo de pasar la patata caliente para que otro pague el plato, pero tú haces bien en quejarte, yo me uno a tu queja.
Saludos