28/2/09

Caminamos juntas


Parsimonia me ha dado este regalito: un premio por caminar, de algún modo, junto a ella. Cierto que es un placer pasear por su blog, sorprende con un derroche de historias y relatos fascinantes.

Yo lo tengo que repartir con otras 5 chicas que a su vez, y siempre que les apetezca, tendrán que:
- Premiar a cinco blogueras.
- Avisarles en sus blogs para que pasen a recoger el premio.
- Hacer mención al premio enlazando a la persona que lo ha concedido.
Pues bien, mis cinco mujeres son:

  1. Gracia: Porque junto a ella he caminado toda la vida.
  2. La estatua del jardín botánico: Porque es maravillosa, comprobadlo.
  3. Klimtbalan: Porque es pura sensibilidad y tiene un baúl de Ilustraciones que es un tesoro.
  4. Lamoni: Tenemos algunas cosas en común, pero sobre todo porque es tan tierna!
  5. Sibyla: Porque colecciona personas. Con ella siempre se aprende.

Gracias a todas.

18/2/09

Un lugar


Puede ser que encuentres un buen lugar para sentarte, busca entre las sombras de aquel jardín.

Y con el libro en su mochila se fue a sentar a la sombra más mullida que encontró. Quería leer durante dos horas; ese era su plan para ese día.

No avanzó ni una sola página porque de pronto se le ocurrió que podría pasar dos horas pensando en la felicidad, que era lo más parecido a pasar dos horas sintiendo felicidad.
Y pensó.

Se levantó a las dos horas y volvió a casa. Decidió que aquel sitio sería en adelante su favorito, no para volver, puesto que de allí se había traído la felicidad, sino para contar.

Ilustración: María Elina Méndez (Gracias por ese precioso lugar)

6/2/09

Mensaje para los dos

Hace 4 años te vi llegar contenta con algo en las manos, debía ser especial porque traías una sonrisa de oreja a oreja y tu pelo amarillo brillaba como nunca... sabías que me iba a gustar. Cuando vi el bloc de dibujo no me lo podía creer, ¡eran los dibujos de tu hermano!


Cuando te di el bloc y los lápices de colores para que se los regalaras a él de mi parte, ni siquiera sabía si seguía pintando, o si le haría ilusión... hacía tiempo que no sabía nada de él, pero resultó que sí, que le gustó el regalo y lo mejor de todo, lo usó de la mejor forma posible: pintando animales. A tu hermano quisimos abrirle algún camino diferente a la vida en el campo y me temo que eso le hizo infeliz durante el tiempo que le mantuvimos aquí, hasta el punto que le robamos parte de la luz que necesitaba para pintar sus cuadros. Su carácter tímido y reservado era lo que realmente le hacía especial, pero eso aquí no le servía para mucho, acaso para que su nombre apareciera en las listas de los niños que ya no tenían remedio, los que no podrían hacer mucho por su vida en un futuro. Y nos equivocamos, díselo de mi parte. Dile también que siento haberle gritado aquel día, pero yo todavía no sabía salir de mis manuales para tratar a chicos como él, pero que desde ese día aprendí a respirar.
Cuando miro sus dibujos, que guardo como un tesoro precioso, me emociono al saber que mientras pinta sus animales los está mirando, sintiendo el aire, el sol, la naturaleza que es su verdadera pasión y que nosotros no supimos comprender. No fue fácil entenderlo porque no sabíamos interpretar los ojos que miran hacia abajo.
Ahora sé que miraba al suelo porque no había horizonte si miraba de frente.

Tú estás a punto de marcharte con tu título bien merecido, a pesar de tus dificultades, y noto que te vuelve a brillar el pelo igual que el primer año que entraste con el bloc de tu hermano, tienes la misma sonrisa que entonces. Y yo me muero de la felicidad al verte.
Tu sueño se ha cumplido porque así lo has querido tú, no has encontrado barreras para conseguirlo porque ese valor, por suerte para ti, aquí está bien visto. Dile a tu hermano que su valor es haber luchado contra los muertos que estábamos aquí, pero que ahora tiene la suerte de saber mirar los ojos de los animales, pintar unicornios y ver amanecer.
Deseo que te vaya muy bien, dale recuerdos a tu hermano.